Los NCTs surgieron como una metodología de definición de objetivos alternativa a los OKRs. Te explicamos la estructura, características y beneficios de cada una para que implementes la que sea más conveniente para ti.


Una buena estrategia empieza con objetivos grandiosos. Por eso es crucial que aprendamos a establecerlos siguiendo las mejores prácticas. Y aunque hoy en día contamos con frameworks establecidos hace años, cuya eficacia ha sido comprobada por las mejores compañías, seguimos equivocándonos. Es inevitable preguntarnos por qué.

John Doerr, inversionista y pupilo de Andrew Grove, creador de los OKRs, asegura que “muchos de nosotros estamos estableciendo mal nuestros objetivos y la mayoría de nosotros ni siquiera los establecemos. Muchas compañías cumplen sus objetivos (...), pero les hace falta un sentido de propósito para inspirar a sus equipos”.

Antes de entrar en materia y conocer a profundidad los OKRs y los NCTs, te presentamos una guía con todo lo que debes tener en cuenta para establecer objetivos audaces, alcanzables y con propósito.

Checklist de requisitos para definir objetivos de negocio acertados (y alcanzarlos)

  • Necesitamos tener una visión clara de la estrategia de nuestra compañía, para que cada proyecto que proponemos esté alineado con la causa que une a toda la organización.
  • Generar una toma de decisiones consciente, dedicándole el tiempo suficiente a definir el objetivo de forma reflexiva. Puede que el resultado sea una frase sencilla y básica, pero el fondo debe estar sustentado.
  • Crear un plan aterrizado: identificar si el objetivo es alcanzable porque tenemos los recursos necesarios y podemos establecer los pasos y las tareas para alcanzarlo.
  • Tener un ambiente propicio: es decir, una cultura que nos facilite hacer el trabajo, líderes que confían en nosotros, autonomía y comunicación transparente entre miembros del equipo.
  • Se requiere también tener la motivación necesaria para enfocarnos en lo importante (no en lo urgente) porque entendemos la importancia de establecer objetivos.

Te recomendamos leer nuestro decálogo para tomar mejores decisiones empresariales

Errores comunes que cometemos cuando definimos objetivos

  1. Escogemos objetivos elevados y difíciles de alcanzar para mantener las apariencias e impresionar al equipo de liderazgo.
  2. Los objetivos no son fundamentados ni factibles. Un síntoma de que esto ha ocurrido es que no sabemos con qué tareas empezar para llegar a la meta.
  3. No se define un paso a paso o una rutina de evaluación del proceso, lo que quiere decir que escogimos objetivos difíciles de medir.
  4. La línea de tiempo que trazamos no coincide con la realidad del proceso que se requiere para alcanzar una meta.
  5. Los líderes presionan a sus equipos para que alcancen objetivos todavía más elevados de los planteados inicialmente.

OKRs y NCTs: descripción de las metodologías

  1. OKRs

Creados en 1970 por Andrew Grove, los OKRs son hoy uno de los frameworks más populares dentro del mundo de los negocios para enmarcar objetivos audaces, pues provee instrucciones claras sobre los componentes que estos deben tener y tienen una gran ventaja: contribuyen a alinear a toda la compañía en torno a una misma visión.

Veamos su estructura y características:

La estructura que acabamos de revisar permite que los equipos de trabajo se enfoquen en lo importante, que la compañía se alinee, que se genere transparencia y que haya mejor comunicación, que se produzca un sentimiento de compromiso por la causa común y que se establezcan responsabilidades dentro de los equipos.

Sin embargo, John Doerr, en su discurso, explica que uno de los riesgos en los que podemos caer cuando establecemos nuestros OKRs es  dejar de lado el por qué, pues nos enfocamos en el qué y el cómo.

Aprende a lograr grandes cambios en tu equipo con pequeños empujones a través de la Nudge Theory

2. NCTs

Consciente de lo expuesto por Doerr, Ravi Mehta, líder de producto y fundador Scale, una compañía que ofrece mentorías en temas relacionados con el trabajo, desarrolló una metodología llamada NCTs, que consiste en la siguiente estructura:

Como vemos, en la sección de ‘Narrativa’ debemos explicar la relevancia para la organización del objetivo que nos estamos trazando, con el fin de justificar su nivel de prioridad. Es decir, estamos incorporando el por qué a la estrategia.

Ahora que ya conoces estas dos alternativas, ¿con cuál te quedarías?